La madera es utilizada en un sinfín de productos, desde muebles, hasta tarimas y dado que es una materia prima básica, su uso requiere un tratamiento térmico, el cual se aplica para hacerlas más resistentes a la humedad, los hongos y las bacterias.

Para incrementar la durabilidad de la madera a largo plazo es indispensable mantener la humedad por debajo del 20% para ello, es necesario modificar sus propiedades a través de la aplicación de calor.

Esto provoca el oscurecimiento de la madera, se homogeniza el color, la vuelve más ligera y aumenta su capacidad de  aislamiento térmico en un alto porcentaje; además, reduce su elasticidad. Otras de las ventajas es que la pintura se adhiere mejor a la madera termotratada, la hinchazón se merma, se elimina la resina y no requiere de productos químicos para su proyección.

Los hornos para el tratamiento térmico de tarimas, eleva la temperatura de la madera por encima de los 200 grados durante alrededor de ocho horas, sin oxígeno ni productos químicos. Esto proceso puede implementarse a distintas maderas como el pino, abeto, fresno, abedul o arce.  

Llama a HORNOS NOM 144 y te daremos más información de nuestros equipos para el tratamiento térmico de tarimas.